TRAGICOMEDIA

#EscritoConElAlma

Cali 3 – AMÉRICA 2

Un riflazo de Sierra que zarandeó la red contraria y silenció el templo de la soledad, fue la única alegría sincera que iba a brotar de una tarde lánguida y sin sentido. De resto una burda continuación del fútbol amorfo de América de Cali. Los mismos errores defensivos y la misma obsesión por entregar mal el balón. Una copia autenticada del mal momento de Carrascal y de otros cuyo nivel quedó sepultado partidos atrás.

El rival marcaba el segundo (infame y miserable) y el ánimo caía pues el equipo no suele mostrar carácter en este tipo de circunstancias.  Respiro hondo el aire denso que la derrota me ofrece y busco en la necedad de mis corazón enfermizo por este equipo, una razón para creer que estos tristes jugadores vestidos de rojo harán algo por el resultado y la dignidad en juego en un clásico. Nada de eso, seguían arrastrando las piernas con ese trotecito ofensivo e indolente. Hasta que llegó el momento que pedí al Dios del fútbol y cambiaría la tarde y las emociones…

Cabrera cobró un tiro de esquina que a duras penas se levantó del césped. De forma graciosa y premonitoria los rivales fallaron tratando de despejar… El balón le quedó a Sierra y cayéndose  logró lo impensado pero anhelado. ¡Goool! Vaya forma de encontrar el empate. De repente un viento de victoria le soplaba al oído del entrenador que optó por ignorarlo y cuidar el punto. Lo que el cándido entrenador también ignoró es que el punto lo tendría que cuidar con un esperpento de defensa, unos volantes extraviados, un arquero frustrado y un delantero que hoy libró una lucha épica con el tinte, la plancha, la laca y el cepillo.  Como era de esperarse el rival marcó y la puerta que la fortuna abrió; la negligencia e incompetencia de los nuestros la cerraron con estrépito. ¡Perdimos!

Estoy muy triste y dolido para contarle algo más de esta tragicomedia y decirle que vamos a ser campeones.  Quisiera escribir que tenemos un gran entrenador, jugadores comprometidos y sabios dirigentes.  Quisiera pensar que esta mala racha pronto pasará, que Volpi volverá a sacar su arco en cero y que algún día uno de rojo le entregue el balón a otro de rojo… Entonces veo el calendario y encuentro en el próximo partido una de las plazas más jodidas para este América de Cali; el Pascual Guerrero,  y un rival de esos que han hecho fiesta y reviven  a costa de los escombros de  América de Cali; y mejor me voy a dormir.

Saludos y gracias por leer estas líneas.

MAURICIO BERMÚDEZ — @MBER226

0Shares