¡A JUGAR, PUES!

#EscritoConElAlma

AMÉRICA 0 – Huila 1

Antes del minuto el poderoso Atlético Huila dictada sentencia previa.  En solo 60 segundos los nuestros señalaron el rumbo de la noche sombría y solitaria que nos iban a entregar. Caminando, taimados y desconcentrados por poco encajan el primero…  Los bostezos irrumpían cada vez que alguno de rojo tomaba el balón. Entonces había que gestionar una pelea intensa con Morfeo por no caer ante semejante somnífero. ¡A jugar, pues!

Gol de Huila. Todo mal. Todos corriendo acompasados por una pereza relevante e indigna. Todo mal. Sin sentido, sin norte, sin ganas. Los jugadores de amarillo celebraban y el fondo de una grieta oscura una imagen en relieve  que se vuelve repetitiva y dolorosa; Volpi sacando el balón del fondo. ¡A jugar, pues!

El equipo no reaccionó. El entrenador se las dio de innovador y mandó a la cancha un par de cambios que nada cambiaron. El equipo siguió siendo ese grupo de entes vestidos de rojo con agua sangre en las venas que deambuló en la cancha. Infame. Sin patear al arco, sin romper esquemas, sin tomar la lanza de la dignidad e ir al frente.  Un equipo mal compuesto en asunto de güeeeevos, vulgar y poluto, y como si fuera poco; sin fútbol. Eso fue América de Cali hoy. Que te ganen, rojo, pero no así.  El juego terminó y salvo un tiro libre de Cabrera, ¡No pateamos a arco! Así es muy jodido.

Los pocos hinchas que fueron a la cancha regresan a casa envueltos en rabia y tristeza. Tratando de dejar atrás el olor a gris penumbra que les quedó después de eso que vieron en vivo. Rezongando pues se viene el clásico y este equipo bipolar y poco confiable ofrece muy poco a la fiesta de una previa. .. Termina una noche de esas que no le hace bien al corazón y que uno, muy a su pesar, procura olvidar.   Espero con anhelo marchito que al final de este viaje tenga que recordar la noche de hoy como un accidente de los varios que tuvimos en septiembre, y no como el detonante de la gran y usual crisis que lleva a ese espiral desgraciado del circulo vicioso.  Queda poco para decir porque ya no sale un reproche más. Señores, que les duela la institución. ¡A jugar, pues! Porque el domingo (no sé cómo y entra una nueva preocupación) a esos les tenemos que ganar. ¡Vamos, América!

Saludos y gracias por leer estas líneas.

MAURICIO BERMÚDEZ — @MBER226

0Shares