LA NUEVA REALIDAD

#EscritoConElAlma

Tolima 1 — AMÉRICA 0

LA NUEVA REALIDAD

Toque insulso, ligeros matices de pereza, jugadores lanzados a una cancha sin libreto y un mensaje cursilísimo de su entrenador, malestar general, histrionismo en el banco de suplentes y bostezos a la distancia de algunos peregrinos dispuestos a aplastarse dos horas de su vida frente a un televisor. Súmele un gol del rival. Este es el América de la nueva realidad. Con titulares y suplentes, la misma normalidad; acéfalo, sin ideas, oficio y mucho menos un poquito de fútbol. Sin embargo, el fútbol le dio al Cruz Real la oportunidad de cambiar esta realidad de y mostrar lo que mejor ha hecho en su pasantía como entrenador de América de Cali: ganarle a un rival con diez jugadores.

Los juveniles lo intentaron, pero cargan una cruz espinosa que ni los titulares han podido lijar. Carrascal ingresó y aunque sigue luciendo como un jugador del montón y no el cerebro del campeón, el equipo mejoró. Pérez ingreso y la verdad, como la de las palomas; ni huele ni hace estorbo. Qué pena por ese jugador… Sierra puso un zurdazo al palo y Montero atajó un par. Ah, y Tolima tuvo la más clara del partido bajo el arco y sin arquero. No hubo rebeldía ni mucho menos gallardía de un equipo malformado y de alma succionada. Perdieron y todo siguió como si nada. Tal vez tenga más emoción el viaje de regreso a Cali atizado por las caras largas de unos y la evidente frustración de otros.

La nueva realidad nos lleva a deambular entre papeles blancos y plegarias insensatas. Es una realidad que dista mucho de la esperanza fugaz en canchas de fútbol con tribunas vacías. Está contaminada por un aire mohoso, viciado. El infierno o su equivalente metafórico en un equipo de fútbol adopta muchas formas; un gol al minuto 119, la muerte financiera, un lustro de miseria en las cloacas, un entrenador portugués con la misma experiencia que tengo como astronauta y un paracaidista argentino. En los últimos dos casos, reforzando el argumento que cuando se comete el mismo error, no es un error sino una decisión. La nueva realidad.

La nueva realidad no es otra más que saber desde antes de las ocho cómo será la reacción dos horas después. Es saber que la pasaremos mal el martes y que los días de hincha serán difíciles de llevar. La nueva realidad es tratar de asimilar que se cae a pedazos el sueño de repetir título e ir orgullosos a una ronda de ida y vuelta en Copa Libertadores. La nueva realidad, la nueva normalidad, es sentir ira hirviendo en las tripas y esperar que de un soplo todo vuelva a ser, o al menos ligeramente parecido, a lo que había hasta que la pandemia y nuestra peste propia tirara al suelo la legítima ilusión. ¡Vamos, América!

Saludos y gracias por leer estas líneas.

MAURICIO BERMÚDEZ — @MBER226

1.7K+Shares
Ir arriba
× WhatsApp